Coronan a Iraís, reina de los charros 5 de Mayo

2014-09-16 HUAUCHINANGO, PUE.- El secretario de Promoción Social y Cultural de la Unión de Asociaciones Charras del Distrito Federal, Humberto Carmona Cobo, resaltó que con el Tercer Festival Cultural de charrería en esta cabecera municipal se están promoviendo “las formas de hacer charrería en familia y en convivencia sana, como era este deporte en sus inicios”.

Quien también fungió como representante de la Federación Mexicana de Charrería (FMCH), asistió a Huauchinango para encabezar el acto protocolario de coronación de la reina de la Asociación Civil Charros 5 de Mayo Rojo Iraís primera, colocándole el sobrero que la distingue como soberana, completando el acto ceremonial el munícipe Gabriel Alvarado Lorenzo, entregando una cuarta que hace las veces de cetro.

El protocolo que solamente se limita a la coronación y al baile de Jarabe Tapatío por parte de la reina en turno y un charro, ahora se incluyó previamente el baile de un vals que bailaron las reinas, de Huauchinango Lupita Primera, la reina de la Unión de Asociaciones Charras de Puebla Karen Primera y la reina saliente de los Charros 5 de Mayo Rojo, acompañadas de sus respectivos charros como chambelanes.

Humberto Carmona dijo que con el Festival Cultural de Charrería se están promoviendo los verdaderos valores de la tradición y manifestaciones cultural que existen alrededor del deporte nacional, “noto que los charros van más allá de buscar una puntuación importante en el marcador, se preocupan por hacer amigos por la vía de la convivencia a la vieja usanza; como se hacía en la antiguas haciendas que, de uno y otro rancho se juntaban para chorrear y para comer entre familias”, recordó el representante de la FMCH.

Auguró a los charros de Huauchinango “éxito en las siguientes ediciones del Festival Cultural de Charrería” y expresó que si la difusión del mismo continúa, éste pudiera a tener alcances inimaginables para esta fiesta.

Orígenes del traje de charro

 El funcionario de la Unión de Asociaciones Charras del Distrito Federal, de igual manera colaboró con una chara sobre la “Tradición e Historia de la indumentaria charra”, que se impartió por la tarde del 14 de septiembre, “Día del Charro” y del “Trabajador de la Radiodifusión”, en donde explicó las características de los atuendos femenil y varonil, de faena, de media gala, de gala, de gran gala y de etiqueta.

Sin embargo hizo hincapié en los orígenes del traje de charro citando al chinaco con el característico pantalón abierto de la campana hasta el cierre de éste promovido por el emperador Maximiliano de Habsburgo.

Breve resumen sustraído de los documentos expuestos por Carmona Cobo.

El traje de charro se remonta a los años de la colonia cuando en 1619 se otorga un permiso para montar a caballo a 22 indígenas de la Hacienda de Sta. Lucía que tenía extensiones que cruzaban por lo que hoy son algunos estados circundantes a la entidad de Hidalgo.

La condición es que los originales de México tenían que llevar silla mexicana, espuelas mexicanas, que su ropa fuese de algodón y que se incluyera algo de cuero para distinguirse. Comenzando por incluir una tira de cuero alrededor del torso que se le llamo Cotona.

Con el tiempo se le agrego más cuero para cubrir hombros y mangas, después el tapa rabo, alargando a cubrir las piernas sujetándose con amarres.

Una vez que el traje de chinaco quedo conformado en su manufactura de gamuza, se podía observar la ropa de algodón debajo de este y se cerraba con botones que eran de gamuza, cuerno o plata.

Corbata: Se usaba para protegerse del polvo, era un pedazo de tela útil como para proteger una herida o contener el sudor en la labor de campo pero el manejo del ganado y la reata derivó en que se fuese acortando en base a generar una corbata corta y con el tiempo fue aprobada por el ejército ya que mucho de los elementos de nuestro traje son de origen militar.

Greca de gamuza: La gamuza se usa en adornos principalmente por los criollos que la usaban como elemento ornamental en sus trajes para distinguir que el material rustico y resistente también puede ser incluido a un casimir y conserva las condiciones de distinción de la ropa española, marcando un estatus económico en la portación del traje, pero es en las últimas décadas del siglo XIX que la costumbre se hace generalizada. Además de que había abundancia de venado para extraer el material.

error: eRROR !!