Reactivan saneamiento de la Cuenca del Necaxa

Huauchinango, Pue.- Con la participación de ayuntamientos, dependencias federales y estatales, académicos y organismos sociales, se reinstaló el Comité de Observación y Vigilancia para el Saneamiento de la Cuenca Hidrográfica del río Necaxa, cuyas primeras acciones iniciarán una vez que se concluya el diagnóstico de la región en el primer bimestre de 2015.  

Con el reconocimiento de que la limpieza de la Cuenca del Necaxa es además de un problema de salud pública un asunto de prioridad nacional los participantes exhortaron a que los trabajos que se emprendan respondan a criterios eminentemente técnicos, pero también que no se quede únicamente en los discursos, como ha pasado con anterioridad.

En el organismo de trabajo están representados la Comisión Nacional del Agua (Conagua) CEAS-Puebla, la CONAP-Área Natural Protegida Cuenca Hidrográfica del Río Necaxa, la Secretaría de Salud del estado, los ayuntamientos y los organismos operadores de agua potable de los municipios comprendidos en el polígono

Aunque también está incluida, pero no se aclaró con qué carácter, la empresa Materiales y Materias Primas de Ahuazotepec, del Grupo Monterrey, que ha sido responsabilizada por la contaminación de suelos y cuerpos de agua con desechos de feldespato y sílice, en la demarcación ubicada en la parte más alta del área.     

El delegado estatal de Conagua, Germán Sierra Sánchez exhortó a los alcaldes de los municipios de Huauchinango y Juan Galindo, que estuvieron presentes, y a los representantes de los de Zacatlán, Xicotepec y Ahuazotepec, a dejar de culpar a sus antecesores e invertir en el diseño de proyectos que sean compatibles con el Plan Rector que elabora la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.

El documento será la ruta crítica, debidamente presupuestada, que permita atender con realismo el problema, pero que deberá acompañarse de un programa de cultura del agua que lleve a eficientar su uso y lograr que la sociedad se involucre para ejercer la contraloría que por derecho le corresponde, dijo Sierra Sánchez.

Este diagnóstico tendrá como base el realizado por la UNAM en el año 2000 y que estudió el impacto de los cinco procesos de deterioro más evidentes de la región: las descargas de aguas residuales en los ríos, la existencia de tiraderos de basura al aire libre o de rellenos sanitarios manejados de manera incorrecta; la erosión y deforestación y la presencia de riesgos en zonas geológicamente inestables.

Empero, se admitió, a 14 años estos problemas se han agravado, pese a algunas medidas y obras ejecutadas a partir del año 2005, debido a que unas quedaron inconclusas, como los colectores marginales de Huauchinango; o tuvieron deficiencias como los de Xicotepec y otras no se realizaron como algunas plantas tratadoras incluidas en la etapa Inicial o de Arranque del programa a la que se destinaron 203 millones de pesos.

“El asunto del agua y de su saneamiento, no puede ser bandera política de ningún partido y menos de intereses particulares o de grupo. Y sus acciones deberán tener carácter técnico y por  supuesto social”, precisó el delegado federal.

error: eRROR !!