Recuperan en la coronación esencia huasteca de Huauchinango

2015-03-01 Huauchinango, Pue.- Con un escenario tupido de neblina como corresponde al invierno huauchinanguense, más de cien personas recuperaron la identidad huasteca de este municipio con un recorrido dancístico que sirvió de marco a la coronación de Alondra I, reina de la 77 Feria de las Flores.

El tradicional festival con el que inicia de manera formal la fiesta grande de Huauchinango, se realizó la noche de este sábado en el patio frontal de la recién remodelada escuela Carlos I. Betancourt, con la participación del alcalde Gabriel Alvarado Lorenzo, quien en compañía de su esposa Liliana Luna Aguirre y el subsecretario de Turismo Irving Mayett Muciño y el embajador de Indonesia Yusrakhan ciñeron la corona a la nueva soberana.

Una pirámide de ocho metros de altura adornada con azáleas, xochijarros y figuras del dios del maíz de la cultura ñahñú, sirvió de trono y escenario para que los danzantes dieran testimonio de los sucesos históricos y las ancestrales creencias que han dado identidad al municipio acompañados de música en vivo interpretada por Bulmaro Maldonado, el Trío Cenzontle y el Mariachi Perla, lo que le dio un toque innovador al espectáculo.

Primero llegaron los caporales, los capitanes y la maringuilla para taconear los sones de Los Negritos; luego Los Guaguas con sus penachos que representan al sol, dador de vida y calorcito que ejecutaron los sones del perdón, la calle y la cadena, para luego subir a tres crucetas que representan los cuatro puntos cardinales.

Antes de subir a los palos, Los Voladores Hermanos Águila, danzaron un son ritual de ofrecimiento similar al que practican en la siembra del palo en el que danzan para luego empezar a trepar entre la espesa bruma desde la que se dejaron caer girando 13 veces por cada uno de los cielos del dios sol, hasta completar 52 vueltas similares a los 52 años que tienen que transcurrir para que haya un Fuego Nuevo.

Momentos más tarde una pincelada de los estilos de fandanguear en los seis estados de la región huasteca, sirvió de preámbulo para la interpretación –en un fin de fiesta- del Huapango de Moncayo y la Feria de las Flores.

Y aunque el celaje opacó la quema de los fuegos artificiales, la entrega de los danzantes y la música nos recordaron que el espíritu del hombre se consume en las raíces del árbol en el cual florecen esplendorosas las huellas de nuestra gente, de nuestros pueblos, cargadas de colores, movimientos y sonidos, que entretejen una cadenciosa sinfonía que, en su esencia, lleva la calidez del fuego, la frescura de la brisa, el frío de la niebla, la claridad del agua y la fuerza de nuestra tierra.

La nota al pie: Entre otras, las fallas en el sonido y la insuficiencia del graderío colocado en el patio de la Betancourt que impidió que se diera acceso a un mayor número de personas que no tuvieron más opción que observar la coronación de pie y en la calle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: eRROR !!