Denuncian abusos de Comercio y policías

2016-02-16 HUAUCHINANGO, PUE.-  Funcionarios de la Dirección de Comercio y Abasto y Policías Municipales de Huauchinango serán denunciados por abuso de autoridad ante la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Puebla por una pareja de comerciantes que aseguraron que intentaron cobrarles el derecho de piso con un recibo sin firma y sin folio, y luego fueron agredidos por los gendarmes.

Aunque los hechos ocurrieron el pasado 14 de febrero, los vendedores de flores Beatriz Rosales Espinosa y su esposo Javier González Lucas, se presentaron este día ante la delegación de la CDH para iniciar el trámite luego de que supervisores de la dependencia municipal les dijeron que no podían trabajar en el centro debido a que estaban fuera de horario.

Al pasar un rato, los empleados municipales admitieron que vendieran su mercancía sin problemas y, posteriormente, llegaron a quererles cobrar la cantidad de “200 pesos por una cubetita de flores”, por lo que los vendedores se negaron debido a que consideraron que la cuota era elevada, además de que pretendían darles un recibo que no era oficial. Los vendedores condicionaron el pago a entregárselo a la directora de Comercio, Clara Rodríguez o bien a la Tesorería.

Describieron que el recibo no es oficial porque no cuenta con un sello del ayuntamiento ni ningún folio, y cuestionaron, sobre el destino de esos recursos.

En el desencuentro intervino un policía municipal que llevaba un perro de la misma corporación, hubo forcejeo al intentar detener al comerciante y la esposa intervino. El policía habría motivado que el canino atacara al civil y finalmente el vendedor fue sometido.

La irritación del uniformado se detonó, a decir del comerciante, cuando en los jaloneos se mojó con el agua de la cubeta.

Clara Rodríguez intervino en los acontecimientos para amagar a los comerciantes diciéndoles que con esas actitudes “era la última vez que venderían en el lugar”, según los declarantes.

El comerciante fue asegurado y conducido a los separos de la Comandancia ahí le quisieron cobrar una multa por 300 pesos, pero al intervenir una abogada sólo pagó 200 pesos.

Tanto Beatriz Rosales, como su esposo, dijeron que denunciarán los hechos e interpondrán una queja ante la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Puebla con el fin de que se haga una recomendación a los funcionarios municipales.