Aumenta precio examen médico a sexoservidoras‏

2016-10-12 HUAUCHINANGO, PUE.-  Mientras propietarios de bares se quejaron por el alza en la cuota de la revisión médica de sexoservidoras que subió de 100 pesos por mes a 500 pesos al mes, el director de Comercio y Abasto municipal, Héctor Lechuga Zaragoza, indicó que no es que se haya aumentado el costo “lo que pasa es que ahora sí se les da el servicio y antes sólo pagaban”.

Héctor Lechuga Comercio

Uno de los inconformes con la medida aplicada por la Dirección de Comercio y Abasto es Mario Fabián Loreto Flores, quien dijo que desde hace cuatro meses no había “revisión médica” pero al cambio de titular, un supervisor de alcoholes de nombre “Valdemar Roque llegó sin identificación a poner un ultimátum para la certificación médica de las trabajadoras de bares”.

El plazo se vencía el mismo día en que llegó el presunto supervisor de alcoholes, es decir, el pasado sábado 8 de Octubre, cuando tenían que acudir con el médico encargado de la revisión Antonio Trinidad Morales, presidente municipal suplente, a quien tienen que pagar la cantidad de 250 pesos quincenales y no 100 mensuales, como antes se hacía, explicó.

Sumado a lo anterior, los quejosos señalaron que cuando se cobraban 100 pesos, se otorgaba un recibo oficial de la Tesorería Municipal pero ahora que se incrementó el 150 por ciento “el comprobante de pago que se entrega es a puño y letra, pero no trae el nombre del doctor Antonio Trinidad Morales y tampoco sellos oficiales.

Sobre el tema, el director de Comercio y Abasto destacó que no se entregan recibos oficiales porque el dinero se le queda al médico Antonio Trinidad, quien tiene su consultorio ubicado en la calle Leona Vicario, con la consigna de que en el caso de que las pacientes necesiten algún medicamento, el mismo galeno se los proporcione por el mismo costo.

Héctor Lechuga Zaragoza rechazó que haya habido un aumento considerable en la cuota por la revisión médica de las empleadas y afirmó que antes, cuando él no estaba en el cargo y fungía en él Clara Ramírez Alvarado, solamente se cobraba la certificación pero ningún médico revisaba a las sexoservidoras y ahora sí se les está dando el servicio.

Sobre las inconformidades por el pago de las revisiones médicas a las trabajadoras de manera quincenal (250 pesos) y no mensual, como antes se hacía, el funcionario dijo que eso depende de la situación médica de cada persona.

A pregunta expresa señaló que las trabajadoras de los bares podían acudir al servicio médico en algún hospital público, “sólo se pedirá que se garantice la salud de las empleadas para poder desempeñar sus labores” y consideró que eso no sería problema.

Como dato extra, Héctor Lechuga Zaragoza, compartió que aunque el número de trabajadoras en los giros rojos o negros es variable, en la ciudad de Huauchinango hay unas 50.