Concentran 8 comunidades tomas clandestinas halladas en Xico, Huauchi y Jalpan

HUAUCHINANGO, PUE.- En ocho comunidades de los municipios de Xicotepec, Huauchinango y Jalpan están los puntos en los que durante este año se han localizado tomas clandestinas para el robo de combustible en diversos tramos del gasoducto Poza Rica-Salamanca que transporta gasolina al centro del país, fenómeno que no es nuevo en la Sierra Norte.

Son las poblaciones xicotepenses de San Agustín, San Lorenzo, La Ceiba Chica y Jalapilla y las huauchinanguenses de Venta Grande, Venta Chica y Cuaxicala; y Apapantilla en Jalpan en donde las autoridades han logrado decomisar vehículos y diversas cantidades de toneles cargados con hidrocarburo de procedencia ilícita, aunque a la fecha sólo ha habido tres personas detenidas, dos de las cuales fueron puestas en libertad en menos de 12 horas.

A pesar de que en marzo pasado el superintendente del Sector Catalina de Petróleos Mexicanos (PEMEX) Ángel Gutiérrez Segura afirmó que el 70 u 80 por ciento del combustible que se sustrae ilegalmente de los ductos de Pemex en Puebla proviene de la Sierra Norte no se ha instrumentado un operativo eficiente que frene la situación y al contrario, podría agravarse debido a que son cada vez más las personas que participan en este delito, opinó José Antonio Díaz, especialista en temas de seguridad.

Al recordar la entrevista que el funcionario de la ex paraestatal dio a este medio de comunicación luego de la ceremonia de conmemoración de la expropiación petrolera, Díaz indicó que el robo de combustibles “no es un asunto reciente en la Sierra Norte y tampoco es cierto que haya una migración de huachicoleros del centro del estado para acá”, aunque las características del ilícito sí han ido cambiando.

“Ahora se puede decir que en la sustracción ilícita de hidrocarburos participa mucha gente. A veces incluso se trata de pobladores de las comunidades cercanas a los ductos que conocen el terreno, se mueven en vehículos pequeños y cargan contenedores que tampoco son de gran tamaño. Incluso –aseguro- ni siquiera tienen que salir de sus pueblos para venderlos y su clientela, también es muy local: vecinos y prestadores del servicio de transporte colectivo”, arguyó.

Ante la crisis económica y la falta de empleo, el robo de gasolina –dijo- “se está haciendo una forma de sobrevivir”. En eso coincidió con lo señalado a este medio de comunicación por el superintendente del Sector Catalina de PEMEX, quien atribuyó a este hecho la proliferación de tomas clandestinas en la zona, pese a que aseguró que mantienen un monitoreo constante de los ductos a través de “botones operativos” y atribuyó al mal estado de los accesos las complicaciones para dar una respuesta adecuada.

Según el superintendente entre el año 2011 y 2015 el número de tomas clandestinas en el estado de Puebla se incrementó en 915 por ciento, mientras que durante el primer semestre del año 2016 se localizaron 601 de estas instalaciones, casi la tercera parte del total nacional.

Según cifras de las autoridades locales, en lo que va del año en Xicotepec en poblaciones como San Agustín Atlihuacán, San Lorenzo, Jalapilla, La Ceiba Chica y hasta a los pies de la monumental Virgen de Guadalupe en la colonia El Tabacal de la cabecera municipal se han encontrado más de 30 tomas clandestinas; de una de ellas se derramaron miles de litros de gasolina en la comunidad de Villa Ávila Camacho que puso en riesgo a los pobladores de la colonia Aviación por lo que más de 100 familias fueron evacuadas y sólo ha habido una persona detenida. Y una de ellas, la de Jalapilla, ha sido abierta y cerrada al menos en cuatro ocasiones en lo que va del año, causando alarma entre los vecinos que temen porque viven en constante riesgo por las fugas que pueden causarse, pero también por las amenazas de los “huachicoleros”.

También en lo que va del 2017, dos tomas ilegales más se hallaron en Huauchinango, en el cerro de Cuaxicala. En el más reciente hallazgo fueron aseguradas dos personas, mismas que fueron liberadas unas horas después por el Ministerio Público que argumentó que no fueron detenidas en flagrancia.

En tanto en Jalpan, personal de PEMEX, tuvo que intervenir para frenar una enorme fuga de hidrocarburo, al parecer gasolina, en la comunidad de Apapantilla, provocada por la existencia de una toma clandestina, según informó la Dirección General de Protección Civil en el estado.

error: eRROR !!