Acusan a Semarnat y Conagua de violar derechos indígenas

LETICIA ÁNIMAS VARGAS

PUEBLA, PUE.- Habitantes de diversos municipios de la Sierra Norte de Puebla demandaron a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y la Comisión Nacional del Agua (Conagua) se abstengan de continuar violando los derechos de los pueblos al autorizar nuevos permisos y concesiones a las empresas Deselec-Comexhidro y Almaden Minerals que pretenden construir la hidroeléctrica Puebla 1 e iniciar la explotación de oro y plata en el proyecto Ixtaca.

En rueda de prensa, los pobladores y miembros de las organizaciones Tiyat Tlali, Tosepan Titataniske y Miocup-CNPA, entre otras, indicaron que ambas dependencias continúan violando los derechos que otorga a los pueblos indígenas el artículo 2 de la Constitución, al haber autorizado recientemente la construcción de la presa Zoquiapa en el municipio de Tlapacoya que abastecerá de luz a WalMart y estaría a punto de aprobar la apertura de una mina a cielo abierto en el municipio de Ixtacamaxtitlan, pese a la oposición de los indígenas nahuas, totonacos, otomíes y mestizos que habitan en estos lugares.

Los pobladores declararon a sus territorios libres de proyectos de muerte y acusaron que mediante acciones pacíficas de movilización y jurídicas han resistido a la embestida de empresarios y autoridades que han invadido sus tierras, los han hostilizado y los han perseguido y criminalizado por su lucha.

“Nos parece injustificado que la Semarnat siga autorizando a Almaden Minerals y Deselec-Comexhidro proyectos en los que especialistas han probado que traerían daños irreparables a nuestros territorios y recursos naturales. En el territorio de Ixtacamaxtitlán, la exploración de la Minera Gorrión ha secado las fuentes de agua, ha contaminado los suelos con miles de litros de diesel y han muerto animales. Mientras que Conagua ya otorgó a Deselec-Comexhidro una concesión para el uso de las aguas superficiales del río Ajajalpan, cuya ribera es habitada por varios pueblos nahuas y totonacos”, precisaron.

Además, consideraron, que las comunidades viven un momento de “muy alto riesgo” debido a que la minera canadiense está por presentar ante Semarnat una Manifestación de Impacto Ambiental para avanzar a la etapa de explotación de minería a cielo abierto y, en caso de que Conagua otorgue una nueva concesión a Deselec-Comexhidro sobre el uso del caudal del río Zoquiapan, se pondrá en riesgo la vida de miles de familias campesinas e indígenas, se profundizará la violencia que ya “ha llegado a situaciones insostenibles”.

Los pueblos de la Sierra Norte, donde hay más de 190 concesiones mineras, se pretenden construir 14 hidroeléctricas y el territorio de 35 municipios se ha otorgado para la extracción de hidrocarburos a través de la fractura hidráulica, se han pronunciado por defender el agua, la tierra, su derecho a la vida, la salud, el territorio y por eso se han declarado “libres de minería y de otros proyectos extractivos”

Demandaron a Semarnat y Conagua se abstengan de autorizar nuevos permisos o concesiones a Deselec-Comexhidor  y a Almaden MInerals y al gobierno municipal de Ixtacamaxtlan que niegue los permisos de cambio de uso de suelo y uso de explosivos a la minera.

Además pidieron la cancelación de los proyectos de muerte para mantener la paz y evitar la profundización de la violencia y al nuevo gobierno federal electo que respete su derecho a la libre autodeterminación ya que “no vemos cambios de fondo en la política económica”, precisaron.

error: eRROR !!