Párroco reprocha a edil por recuperar Casa de Cultura

HERIBERTO HERNÁNDEZ

HUAUCHINANGO, PUE. – Para el párroco José Gustavo Corona, la decisión del alcalde Gabriel Alvarado Lorenzo, de retomar las instalaciones de Casa de Cultura de Huauchinango “fue unilateral” debido a que había un acuerdo de esperar el resultado que emitiera la autoridad competente, por lo que “denota ingratitud. Una actitud prepotente, autoritaria, falsa y llena de soberbia, aprovechando el final de su gestión y como acto desesperado, olvidando su obligación de cuidar la paz social y el bien común y dando un mal ejemplo como autoridad”.

Luego de que el ayuntamiento recuperara el 9 de Agosto, el uso del edificio histórico que el pasado 24 de junio había sido tomado por un grupo de feligreses católicos, el número uno de la iglesia en Huauchinango convocó a la prensa para decir que, la parroquia de “Nuestra Señora de la Asunción” recurrió a las autoridades de diferentes niveles solicitando “lo que en estricto y legítimo derecho le corresponde a la iglesia católica”.

Enfatizó en que hace años y según pláticas sostenidas con diversas autoridades “en que se había dado largas a dar solución al conflicto planteado, “en mayo de 2018 se logró una mesa de trabajo y en fecha 27 de junio del año en curso se obtuvo el primer acuerdo escrito y firmado por el presidente municipal en turno, el párroco el director de asuntos religiosos del estado, el apoderado legal de la de la arquidiócesis de Tulancingo y varios testigos ante la Secretaría de Gobierno del Estado quién se encarga de la guarda y custodia del predio parroquial en conflicto”.

Detalló que el 13 de julio de este año se firmó un segundo acuerdo para confirmar y respetar los firmados anteriormente sobresaliendo el de guardar respeto y civilidad entre ambas partes y se acordó sujetarse a los fallos que emita la autoridad correspondiente. En tanto, no sería ocupado el predio por ninguna de las partes, explicó Gustavo Corona.

El líder religioso, acompañado de la hija de la ex diputada local panista, Gloria Marroquín Santos, de nombre Marisol Castelán Marroquín, indicó que el edil Gabriel Alvarado Lorenzo “violó y pasó por alto los acuerdos firmados por él mismo, tal vez por no ser huauchinanguense y no ser agradecido, ni con Dios, ni con el pueblo e ignoró la investidura de la autoridad del estado y de la autoridad episcopal ante quien se firmaron los acuerdos citados”, según expresó.

Indicó que el alcalde ocupó las instalaciones de Casa de Cultura “en forma unilateral y arbitraria (…) violentando el estado de derecho, toda vez que los bienes nacionales no prescriben”.

Subrayó que los hechos en los que el ayuntamiento se volvió a posesionar del edificio antiguo motivaron “romper el silencio pactado y en hacer públicos los acuerdos para que la sociedad conozca la rectitud de nuestro proceder y la legitimidad que nos ampara”.

Para terminar el sacerdote expresó no saber la fecha en que las instalaciones en las que se han ocupado como escuela e inició de distintas instituciones educativas de Huauchinango, como biblioteca regional y municipal, y como Casa de Cultura desde decenas de años atrás por la comuna, en cambio aseguró que la iglesia católica reclama el uso del edificio céntrico por tener derecho desde el año 1544.

error: eRROR !!