Auguran crisis agrícola y forestal tras Frente Frío 10

HERIBERTO HERNÁNDEZ

Tras los estragos en el campo de la Sierra Norte ocasionados por el Frente Frío número 10 se augura una nueva crisis agrícola y forestal, según los datos de las autoridades de los distintos niveles de gobierno.

SECTOR CAFETALERO

La helada del pasado 14 y 15 de noviembre hizo recordar el pasaje de finales de los ochenta en el sector cafetalero, sector que desde entonces no ha logrado recuperarse, tanto que en los últimos 22 años solamente se habla de tres temporadas de corte del aromático, en periodos intermitentes, en los que pudo hablarse de un ligero repunte, pero que no llegó a igualar la bonanza en vísperas de los años 90.

Con la mezcla del Frente Frío No. 10 y la primera tormenta invernal de la temporada, el pasado 14 y 15 de noviembre de 2018 se consumieron, sin que sean cifras finales, unas 900 hectáreas de café en el municipio de Tlacuilotepec, 200 en Xicotepec, 200 en Huauchinango, 90 en Naupan y centenares de hectáreas en Jalpan.

El problema fue expuesto al diputado federal por Huauchinango, Miguel Acundo González, quien se pronunció por promover un Punto de Acuerdo en la Cámara Baja para presionar al gobierno estatal con el fin de que active el multicitado “seguro de catástrofe” para el campo y se paguen los daños a los productores”. Esto porque también aseguran los afectados que el pronto cierre del ejecutivo estatal favorecerá la falta de acción oportuna.En el mismo renglón, la semana pasada el legislador publicó en su cuenta de red social de Facebook que sugirió refundar el Instituto Mexicano del Café, el que supuestamente garantizaría mejor futuro a la producción con precios de garantía y seguimiento en los apoyos específicos a la cafeticultura.

El secretario municipal de Desarrollo Social y Rural, en Huauchinango, Luis Manuel Becerril Solares, dio a conocer que en próximos días se entregarían 28 mil plantas de café, un apoyo para productores que será mínimo o solamente complementario para otro tipo de ayuda que se pudiera gestionar.

A nivel regional se citan cifras extraoficiales de pérdidas de hectáreas de tomate de hoja, planta de chile que ya no logrará crecer por el daño que causó el hielo, lo mismo que en maizales.

El funcionario municipal indicó que ante el panorama, en el que se debe de censar y proyectar la ayuda, estimó que por el mes de febrero se estaría procediendo ante las instancias federales, ya con el nuevo gobierno, aunque dijo que antes se estará trabajando con los comuneros.

Cerró diciendo que se sigue en el proceso de levantamiento de censos para tener cifras exactas sobre la devastación.

SECTOR PISCÍCOLA

En la región piscícola de Huauchinango, casi al momento se reportó 10 toneladas de truchas muertas que representarían casi un millón de pesos en pérdidas materiales, sin contar la infraestructura de estanques y túneles de malla de sombra que fueron aplastados por los árboles que se precipitaron con el peso del hielo.

Los números oficiales cuantificaron 17 mil truchas pérdidas.

BOSQUE

En lo que se refiere a la zona alta de Huauchinango, ejidatarios de Teopancingo, Venta Grande y Tepehuaquila, cuantificaron más de 300 hectáreas de bosque devastadas, especialmente de pino pátula, aunque hay otras especies afectadas.

Los especialistas en el tema, como funcionarios de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) en la Cuenca Hidrológica del Río Necaxa, así como de la Comisión Nacional Forestal (Conafor), vislumbraron que el número de hectáreas, tras un censo formal podría dispararse a 500 hectáreas de bosque afectadas.

Por separado, poseedores de bosque en Tepehuaquila reportaron unos 3 mil árboles, desgarrados de las ramas, árboles tirados y descopados.

En el mismo tema, habitantes de Ahuazotepec dieron datos en una reunión con funcionarios federales de unos 2 mil árboles con los mismos problemas que en Huauchinango.

Tanto el jefe de la oficina regional de la Conafor, Rolando Montero, como Elimelec Anzures de la Conanp, en una reunión con ejidatarios en zonas boscosas que presentan daños por el Frente Frío No. 10, ofrecieron a los productores un catálogo de técnicos que prestan sus servicios de manera particular para que los ejidatarios se encarguen de “limpiar” el bosque de las ramas y árboles caídos o descopados, pero que ya no tienen un buen desarrollo, para que “valoren” si es bueno pagar un costo con el provecho que pudieran sacar de la madera.

Sin embargo, para poder hacerlo, antes los ejidatarios deben esperar una especie de “salvoconducto” para poder sustraer madera de los bosques que están dentro del área Natural Protegida, por eso, por ser un área protegida vedada.

El funcionario de la Conafor dio a conocer a los ejidatarios afectados que dentro de la normatividad, ahora la ley de desarrollo forestal sustentable permite que ante siniestros como el ocurrido con el Frente Frío No. 10, se dan permisos especiales para que los poseedores de los terrenos puedan aprovechar los árboles, como madera o combustible, incluso transportándolos con los salvoconductos.

EL CUESTIONAMIENTO

Los ejidatarios cuestionaron molestos sobre los tiempos en que se liberarán los permisos, dado que el jefe de la oficina regional de la Conafor, Rolando Montero, anticipó que los trámites no serán rápidos, más aún, que se avecina una transición en el gobierno federal, trance que según el funcionario retrasará los procedimientos.

Sobre el tema, los propietarios recordaron que por la Tormenta Tropical “Earl”, en el año 2016, algunos árboles se cayeron y cuando se tramitaron los permisos para poder moverlos y aprovecharlos, los maderos ya se habían podrido o se los habían robado los talamontes.

Rolando Montero expresó que no podía hacer nada ante la próxima llegada de la transición y la demora que eso pudiera representar, incluso mencionó que seguramente les pedirán la renuncia y sería otro factor que pudiera influir para retrasar los procesos.

error: eRROR !!