Sandalio Mejía Castelán: El cronista de Huauchinango

Referencia de su vida

Una aportación del personal de la Biblioteca Regional «Sandalio Medía Castelán»

HUAUCHINANGO, PUE. – (1891- 1973) Nació el 2 de diciembre de 1891 en la Ciudad de Huauchinango, sus padres fueron Don Antonio Mejía Vera y Doña Julita Castelán Ibarra.

A los 11 años de edad perdió a su padre, siendo el mayor de cuatro hermanos y de humilde cuna, se vio obligado a trabajar para ayudar al sostenimiento del hogar, sirviendo como mozo al cura del pueblo acarreando botes de agua del arroyo de la calle Colón para las necesidades del Curato. 

Con la ayuda de su madre aprendió a leer y a escribir.

En su juventud, llevado por su afición al teatro, puso en escena algunas obras de variados géneros.

Se casó el 24 de febrero de 1922 con Aurora Huerta Linarte hija del Prof. Rafael Huerta con la cual procreó ocho hijos.

Aprendió por correspondencia Contabilidad y Teneduría de libros y llevó los negocios de varias casas comerciales de su época; siempre se desempeñó en modestos empleos, laboró en una tienda de “Raya”. Pero su espíritu de superación lo llevó hasta el Ayuntamiento del Municipio a laborar como escribiente y más tarde como Secretario del Ayuntamiento presidido por Don Ángel Anduaga en el año de 1921, continuando su carrera en el Gobierno del Estado con nombramiento de Cobrador Montado y concluyendo como oficial Mayor de Recaudación de Rentas fue llamado por los Directivos de la entonces pujante “Cooperativa de Auto-transportes Gral. Lázaro Cárdenas” y nombrado Contador de dicha organización, así pues, que la búsqueda de medios económicos, lo lanzó al oficio de la fotografía comercial que aprendió por medio de folletos; montó un modesto estudio, y con el auxilio de su esposa se dedicó al revelado e impresión descubriendo un ingenioso sistema de ampliación construido rudimentariamente, que le ayudaba en parte a solucionar la escasez de su mermado bolsillo.

El amor que tuvo por las letras lo llevó a colaborar en periódicos, revistas, ensayos, cuentos y leyendas como:

“Confidencias de un Presidiario” cuento publicado el 2 de diciembre de 1923 en la edición dominical del periódico Excélsior.

“Macuila”, leyenda aparecida en 1924 en la edición dominical del periódico el “Universal”.

“La Negra Encantada”. Leyenda publicada en ese mismo diario en el año de 1930. Fue corresponsal entre los años 1923 a 1958 de los Diarios Excélsior de la Cd. de México, el Universal de la Cd. De México y el Sol de Puebla en 1958. De 1924 a

1931 colaborador de la revista semanal “Electra” órgano oficial de la compañía de Luz y Fuerza de la ciudad de México.

Articulista en 1934 de la revista semanal “El Mundo” de la Ciudad de Guadalajara; del diario “El Occidental” de la misma Ciudad; revista semanal “Iris” de Tehuacán, Pue., “La Voz de la Sierra” de Huauchinango en 1941; diario “La Opinión” de los Ángeles California. En 1945 diario “El Mundo” de Tampico; “El Paladín” de Puebla en 1950 “La Voz de Puebla” en 1953; “El Dictamen” de Veracruz en 1955. Fue además autor de la Monografía de Necaxa y del ensayo “La Evolución de la Instrucción Pública en México” escrita en 1964, permaneciendo ambos inéditos. 

Investigador por naturaleza, dominó el náhuatl; se especializó en la etimología de los nombres de los pueblos y sus costumbres ancestrales, siendo su domicilio obligada visita de antropólogos y estudiosos nacionales y extranjeros que acudían frecuentemente a consultarlo.

Gustaba de la música y la poesía; ejecutaba con gran sensibilidad la mandolina, la flauta y el organillo de boca; autodidacta, compuso un hermoso vals que título “Aurora y Elena” cuya letra y música dedicó a sus hijas y más tarde, en 1950, con la inapreciable ayuda del Prof. Manuel Melo quien instrumentó su obra, estrenó su “Himno a Huauchinango” en el entonces “Cine Teatro Lux”, interpretado por señoritas y jóvenes de la localidad quienes fueron acompañados al piano por la Sra. Gloria Téllez de Carranza y por el Prof. Melo en el acordeón; cuya letra es un hermoso poema que destila un acendrado amor por la tierra que tanto quiso y admiró.

En 1945 publicó una síntesis Histórica Estadística Geográfica del Distrito de Huauchinango, y el 18 de julio de 1951, gracias a la invaluable ayuda de su dilecto amigo el Sr. Lic. Armando Romano Moreno, se imprimió y circuló la segunda parte de “Huauchinango Histórico”, calificada por los estudiosos como la obra más acuciosa y completa escrita a la fecha; pero que en la intimidad del hogar fue redactada con desvelos, sangre y miserias, porque editarla fue difícil por el costo elevado para esa época: recurrió a sus paisanos fincando en ellos sus  esperanzas, pero la mayor parte acogió con desdén su trabajo tal vez porque le negaban algún resquicio de talento que no le podrían suponer ni remotamente; y una vez publicada surgieron los críticos de ayer, de ahora y de siempre renuentes de aceptar lo que condicionalmente hubiesen querido para sí. 

Fue un contumaz enamorado de la lectura y así formó una magnífica biblioteca de casi cinco mil volúmenes, la que antes de su muerte repartió entre sus hijos. 

Por su trabajo intelectual mereció ser diplomado por la “Sociedad Ilustración Popular” en los Primeros Juegos Florales de Huauchinango el 26 de octubre de 1916 presidida por la Srita. Rosaura Pérez por su poesía “A Mi Madre”; por la “Asociación Acción Social y Económica Pro-Puebla” en 1945; hombre honrado el 23 de marzo de 1949 como Académico por la “H. Academia Nacional de Historia y

Geografía” patrocinada por la Universidad Nacional Autónoma de México y a proposición del poeta, Licenciado y Senador de la República Don. Alfonso Cravioto, y finalmente por el Grupo Literario “Bohemia Poblana” el 4 de octubre de 1970. 

En 1961 colaboró arduamente en la Celebración del Primer Centenario de la Ciudad de Huauchinango proporcionando valioso material histórico. Con ese motivo el H. Ayuntamiento le otorgó la Medalla al Mérito.   

Incapacitado físicamente por la vejez y a la parexia que lo aquejaron, redujo gradualmente sus actividades hasta terminar por vivir en forma voluntaria, perdiendo el contacto casi totalmente con el mundo exterior.

Rodeado de sus familiares más cercanos y cumplidos los 82 años de edad, el 31 de enero de 1973, a las 8:35 horas, dejó de existir en el Hospital de Petróleos Mexicanos de la ciudad de Poza Rica a causa de Bronconeumonía e Insuficiencia Renal, siendo trasladado a su natal y adorado Huauchinango en donde antes de ser sepultado el 1º de Febrero, recibió un significativo homenaje oficial en la sala de Cabildos del Palacio Municipal de parte de las autoridades, en el que fue interpretado por un conjunto coral su “Himno a Huauchinango”.

En octubre de 1975, siendo Gobernador del Estado Dr. Alfredo Toxqui Fernández de Lara y por Decreto Aprobado, puso el nombre de “Sandalio Mejía Castelán” a un jardín de niños de la localidad con la significativa presencia de la Sra. Eva Sámano de López Mateos. 

El 27 de julio de 1985, el H. Ayuntamiento, y con motivo del 124 Aniversario de la Ciudad, en solemne ceremonia de Cabildo entrega un Diploma Post-Mortem, testimoniando su reconocimiento y gratitud a su obra “Huauchinango Histórico”, legado de su indiscutible obra, talento y aportación para las generaciones, y que fue recibido por la Sra. Aurora Huerta Vda. De Mejía y sus descendientes.

Siendo Gobernador el Sr. Licenciado Guillermo Jiménez Morales, el 27 de febrero de 1985 fue inaugurada solemnemente la Biblioteca Pública Municipal “Sandalio Mejía Castelán” por el C. Ingeniero Alfonso Sosa Domínguez Presidente Municipal Constitucional del Municipio. 

  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: eRROR !!