(AUDIO) Túneles del S. XVIII y XIX en Huauchinango

HUAUCHINANGO, PUE. – Los túneles que de manera reciente se descubrieron por la dirección de Obras Públicas del Ayuntamiento de Huauchinango, podrían datar de finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX, según referencias del historiador, Guillermo Garrido Cruz.

Se trata de un descubrimiento de túneles que están conectados e irían a distintos sentidos de la ciudad de Huauchinango, confluyendo en el Centro Histórico del Pueblo Mágico, según explicó el director de Obras Públicas Ignacio Rodríguez Arroyo, quien dio a conocer que el hallazgo se hizo sobre la calle Mina.

Indicó que esas cavidades deben explorarse, “antes que pensar en un detonante y aprovechamiento turístico, con miras a la Protección Civil, pues por su antigüedad deben reforzarse con mampostería para evitar un colapso de los edificios antiguos que están en el centro y demás casas pesadas que se construyeron en la superficie”.

Expresó que son túneles lo suficientemente amplios para que las personas caminaran, sin muchos problemas de oxígeno pese a las profundidades y longitudes.

Por el contrario, expresó que en la actualidad se ha detectado que son flujo de filtraciones de agua pluvial, por lo que no se descarta que estén debilitados y urja el mantenimiento para evitar colapsos o hundimientos por socavones, incluso puso como ejemplo el edificio antiguo que ocupa la Casa de Cultura, cuyos muros presentan “desplomes”, producto del movimiento natural de la tierra, más aún por la presencia de los túneles, supuso.

Sobre esas obras antiguas hechas hace décadas de años, dijo que su hipótesis es que podrían haberse construido con una técnica similar con la que se hicieron los túneles del Complejo Hidroeléctrico Necaxa que, en este se construyeron túneles entre los cerros para conducir agua y pudo haberse aprovechado la ingeniería de ese entonces aprovechando la experiencia de expertos.

REFERENCIAS DEL HISTORIADOR

En una consulta con el historiador y lingüista de Huauchinango, Guillermo Garrido Cruz, señaló que su hipótesis es que los túneles se construyeron a finales del Siglo XVIII e inicios de del Siglo XIX, con el fin de entrar y salir del pueblo sin dificultad, dado que en esos tiempos se libraron varias escaramuzas.

Incluso en la construcción de las rutas subterráneas habrían estado involucrados los hermanos Cravioto, jefes políticos regionales en aquellos tiempos, además de participantes en distintas batallas tanto en el territorio poblano como hidalguense.

Los túneles se habrían aprovechado para la conducción de armas y escabullirse de los enemigos.

Dado que Guillermo Garrido Cruz, aseguró que esos trabajos son más antiguos que las obras de la Hidroeléctrica de Necaxa, quienes habrían participado en las excavaciones son huauchinanguenses, “obreros con experiencia que incluso trabajaron en la exploración y explotación de las minas en el estado de Hidalgo, mismos que eran llevados a trabajar para que rindieran su tributo al encomendero”.

En otra teoría del profesional de la historia, es que posiblemente también se habrían construido para la conducción de agua para el consumo humano, sólo que, en lugar de hacerlo por acueductos, se habrían hecho los ductos, aunque esa suposición es por la que menos se inclinó.

DE LA FAMILIA CRAVIOTO

Descendientes de los Cravioto en Huauchinango, consultados por este medio de comunicación, compartieron que, entre la divulgación de boca en boca de los abuelos, sí se comentaba del trasiego de armas por la propia actividad de ese entonces y se hacía e manera discreta en ocasiones y también se hablaba de la existencia de esos túneles.

En otra referencia, explicaron que en algún momento escucharon decir que, por debajo de su casa, habría habido un asentamiento, pero en aquel entonces se habló de un socavón y tuvo que reforzarse la superficie para evitar accidentes.

Se especula que de los túneles hay ramificaciones que van, de la presidencia municipal a la Casa de Cultura, de la Casa de Cultura a la Parroquia santa María la Asunción e incluso que alguno de estos va al rumbo de la escuela primaria Carlos I. Betancourt. Mismo que sería el más largo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: eRROR !!