Asocian muerte de niño con rito satánico

El cuerpo de un niño muerto de diez años fue encontrado en Santa María Nenetzintla. Para sorpresa de sus familiares y conocidos, el dictamen médico reveló que había muerto a consecuencia de una lesión con arma punzo cortante que le atravesó el corazón por un costado, así fue encontrado el cuerpo del pequeño Bairon Osorio de Itta en la carretera que va de Santa María Nenetzintla a Tepatlaxco, zona ubicada en la Mixteca poblana. Por lo peculiar de la lesión y lo maltratado del cuerpo su familia comentó que murió de manera similar a Jesucristo. Incluso, lesiones ocasionadas por un lazo en sus muñecas les hizo pensar en estigmatizaciones por lo que los familiares especularon sobre que había fallecido debido a algún rito macabro.
 
“Era un ángel, no le hacía daño a nadie (…) Lo trataron como un cristo, porque finalmente lo apuñalaron, el arma blanca atravesó el corazón y también el pulmón y se habla de que es una herida precisa. El que lo hizo tiene toda la habilidad”, comentó estremecido Emilio Osorio González, padre del niño, quien fue entrevistado durante el noticiero “Buenos Días”, donde comentó que teme porque su hijo haya sufrido algún rito satánico antes de morir.
 
“…estamos abatidos, no solo yo, sino mi esposa, mis familiares, mis hermanos, mis hermana. Dentro de ese dolor queremos justicia, una cosa es el dolor, pero otra cosa es lo justo, creo que no es nada adecuado, además yo tengo entendido que nunca había ocurrido este tipo de cosas, este tipo de asesinatos en Santa María Nenetzintla”, comentó horrorizado Emilio González.
 
Entrevistado vía telefónica, el coordinador de Agentes del Ministerio Público en la Zona Mixteca, Francisco Ávila, relató que las autoridades tuvieron noticia del hallazgo desde el día 16 de noviembre. Ese día fue que el agente del ministerio público de Tepatlasco practicó el levantamiento de cadáver a las 10 horas. El menor presentaba heridas en la región parieto occipital, escoriaciones alrededor de la boca y la lesión que ocasionó su muerte, “una herida punzo cortante penetrante a tórax”.
 
“La causa de la muerte es la perforación pulmonar y perforación de corazón, al parecer producida por arma punzo cortante”, comentó el funcionario de la PGJ.
Sobre un supuesto crimen “satánico”, Francisco Ávila negó cualquier conexión con rito de algún tipo.
 
“Sí se presentan las lesiones pero tanto como relacionarlo con un acto satánico, pues no me atrevería a asegurarlo. La procuradora definitivamente ha dado instrucciones precisas sobre este asunto y la policía al igual que nuestros peritos están avocados al conocimiento de este hecho”, comentó Ávila.
 
Sin embargo, el coordinador de agentes aseguró que el crimen se llevó a cabo con una saña inusual, y al parecer existen ya algunos indicios para esclarecer el caso.
 
 “… de acuerdo a las investigaciones que se hicieron ese mismo día, tuvimos acceso a la última persona que estuvo con el menor, otro menor también, obviamente la identidad no la podemos revelar pero si nos aportó algunos datos que orientan nuestra investigación, aparte de varias inspecciones que practicamos ese mismo día”, agregó Ávila.
 
Entre otras heridas, el cuerpo del menor fue encontrado con un surco a la altura del abdomen que, según los peritos en criminalística, se deben a que el niño estuvo amarrado del abdomen y sobre él depositado su antebrazo izquierdo.
 
“Parece algo así como si lo hubiesen sujetado a una silla o algo por el estilo. Sí presentaba este tipo de lesión pero ya en el momento del levantamiento no se encontraba amarrado”, finalizó el coordinador de agentes.