Falla operación morenovallista contra López Obrador

Por LETICIA ÁNIMAS VARGAS

2018-02-02 PAHUATLAN, PUE.- Para llegar al Pueblo Mágico de Pahuatlan hay que atravesar por el paisaje lunar de una carretera y un cerro devastados por el olvido gubernamental y la extracción de barro, fue aquí donde comenzó  Andrés Manuel López Obrador su gira de cinco días por Puebla y más tarde estuvo en Xicotepec.

El precandidato llegó tarde al evento programado para las 11 de la mañana en este municipio que presume de su tradición liberal y que fue escenario en el siglo XIX de batallas importantes durante la Guerra de Reforma y la intervención francesa tanto, que a su nombre en náhuatl le agregaron el apellido de Leandro Valle, el héroe juarista que fue fusilado por los conservadores.

Quienes madrugaron, dicen algunos de los pahuatlecos que asistieron al mitin, fueron los operadores del alcalde morenovallista, Arturo Hernández Santos, que repartieron blocks de concreto en pueblos como Pasiotla y Tlalcruz con la condición de que los habitantes no asistieran al acto de MORENA.

También llegaron temprano el precandidato a gobernador del estado de Puebla, Miguel Barbosa Huerta quien, en compañía de su esposa, esperó sentado en la escalera del templete, mientras Erick Cotoñeto, ex líder del PRD, se paseaba en la plaza ondeando una bandera morenista.

Quienes subían y bajaban del entarimado fueron los coordinadores estatales Nancy de la Sierra y Alejandro Armenta Mier, responsable de los distritos electorales de Huauchinango y Zacatlán, quien en tres gruesas libretas, debidamente engargoladas, llevaba el resumen de su trabajo para entregarlo a López Obrador.

Varios tríos de huapangueros animaron el evento y no permitieron que el ánimo decayera. Las lonas impidieron el paso de los rayos del sol y los miembros de las vallas, todos originarios de San Pablito, Xolotla, Alta y otras comunidades no se movieron de su sitio, mientras la gente en las gradas de cemento comía tamales en un adelanto del festejo de La Virgen de la Candelaria o de la señora de las semillas.

El  estruendo de varios cohetes anunció la llegada de López Obrador y todo mundo se acomodó para saludarlo y sacarse una foto. Abajo se quedaron los suspirantes a las presidencias municipales y diputaciones como Minerva Castillo Lafarja, Gustavo Vargas Cabrera, Jorge Luis Fuentes Carranza, de Huauchinango y Francisco Esquitín Alonso y Gabriela Alvarado Lorenzo de Xicotepec, en espera también de una toma con AMLO que presumirán en sus perfiles de las redes sociales o en caso de ser favorecidos, en su campaña.

Sólo hubo dos discursos, el de Miguel Barbosa que reiteró que lo importante  es que AMLO gané la presidencia de la república y criticó los afanes continuistas del ex gobernador Rafael Moreno Valle, a través de la postulación de su esposa Martha Erika Alonso como candidata al puesto que él dejó hace apenas un año.

También, le dijo a López Obrador que con él se la jugará hasta el final. “Tope con lo que tope”.

López Obrador habló más de 50 minutos. Prometió acabar con la corrupción, que señaló el Banco Mundial calcula en el 20 por ciento del presupuesto nacional. Aunque dijo que él en este cálculo es “fresa, moderado, conservador” porque cree que sólo llega al 10 por ciento. Sólo con esta medida alcanzará para repartir 13 mil pesos mensuales para cada familia que habita en el país.

También dijo que eliminará las pensiones millonarias de los ex presidentes, que no están contempladas en ninguna ley y aseguró que desaparecerá al Estado Mayor Presidencial, cuyos miembros regresarán a la Secretaría de la Defensa Nacional.

Prometió un aumento a las pensiones de las personas de la tercera edad y becas para los estudiantes de bachillerato y universidad que provengan de familias de escasos recursos. Así como un programa de entrenamiento subvencionado para los jóvenes recién egresados de alguna carrera profesional.

Luego bajó por la serpenteante carretera que baja de la sierra totonaca de Tlacuilotepec hacia Xicotepec, donde repitió el discurso en una plaza repleta de gente en la que llamó a que en los pueblos se actúe con unidad y convocó a panistas y priistas “de abajo” a sumarse a su causa.