Pretende priista que su hermano le deje la presidencia de Tepatlán

Por HERIBERTO HERNÁNDEZ CASTILLO

2018-02-06 SAN FELIPE TEPATLÁN, PUE.- Janet Dávila Santos es hermana del alcalde de San Felipe Tepatlán, Ramón, y pretende suceder a su hermano en el cargo, por eso se registró como precandidata del PRI a la Presidencia Municipal e igual que él se negaría a proceder contra la Hidroeléctrica Puebla 1, que la empresa ComexHidro, quiere instalar en terrenos de esa demarcación.

Janet fue la única aspirante que se inscribió como precandidata a la presidencia municipal de San Felipe Tepatlán y es hermana del edil que durante una asamblea de los pobladores se comprometió a echar para atrás los permisos de cambio de uso de suelo y las licencias de construcción de la hidroeléctrica, pero después no cumplió.

Ella compartió que “entre los priistas llegaron a un acuerdo” y coincidieron en que le tocaba ser candidata a una mujer “por la paridad de género y porque es hora de que las mujeres de San Felipe Tepatlán demuestren que verdaderamente podemos, y podemos hacer mucho más”.

Aunque no descartó que alguien más se pudiera inscribir en el proceso interno de su partido, hasta el momento Janet fue la única que se anotó en la lista de aspirantes y considera que el Tricolor ha hecho en el municipio un buen trabajo, por lo que es un partido fuerte en el terreno electoral.

Sin embargo, su hermano Ramón, el presidente municipal, ha sido señalado por pobladores de presuntos actos de represión y persecución para imponer el proyecto hidroeléctrico Puebla 1. Se le acusó por ejemplo de haber despedido a al menos siete empleados de su administración que apoyaban la resistencia contra la hidroeléctrica.

Ya como precandidata priista, Janet consideró que el asunto de la Hidroeléctrica que abastecerá de energía a WalMart, según la concesión otorgada por la Comisión Reguladora de Energía, es “un tema complicado”, aunque añadió que de ser electa escuchará la voluntad de los habitantes que se han opuesto al proyecto en defensa de su territorio y de las aguas del Río Ajajalpan, pero dijo que no es momento de hablar de “esos temas complicados”, sin embargo aseguró que después los “estará abordando”.

Janet Dávila Santos deslindó a su hermano Ramón de la responsabilidad de que la empresa Comexhidro haya llegado al municipio a iniciar los trabajos para la construcción de la hidroeléctrica y aclaró que quien concedió los permisos estuvo en el gobierno municipal dos administraciones atrás.

Sin mencionar su nombre, expresó que en ese momento estaba gobernando un alcalde de extracción perredista (Salvador de la Sota) y en ese periodo, según la priista, se autorizó el cambio de uso de suelo para que se empezaran los trabajos de la hidroeléctrica.

De acuerdo con una denuncia presentada el año pasado por habitantes de San Felipe Tepatlán a la relatora de Naciones Unidas para los Derechos de los Pueblos Indígenas, Victoria Tauli-Corpuz, para la operación de la Hidroeléctrica Puebla  1 se desviarán unos 11 mil litros de agua del río Ajajalpan por segundo y en su construcción se perforará un cerro sagrado para la etnia totonaku, a la que pertenecen.