Historia y retos de la lucha de Antorcha en Jopala

Por: Erick García

Hace 32 años, varios campesinos de Jopala acudieron a una reunión organizada por Agustín Fernando Santos y Víctor Antonio Santiago, campesinos del municipio de Olintla, en la que hablaban sobre cómo los campesinos podían unirse para resolver los problemas que padecían en Olintla.

WhatsApp Image 2018-03-15 at 1.31.19 PM (1)Los indígenas de Jopala escucharon con atención aquella reunión y al llegar a su municipio platicaron con sus vecinos acerca de lo que habían oído. La reunión que observaron en el municipio vecino fue organizada por un antorchista. La organización había llegado con trabajos de gestión a Olintla, Huitzilan y otros municipios totanacos.

La decisión de los pobres de Jopala fue solicitar la ayuda al ingeniero antorchista para que los capacitara ante los diversos problemas que tenían. Así fue como un grupo de jóvenes llegó y planteó la importancia de que se unieran y organizaran, como otros pueblos ya lo venían haciendo para conseguir drenaje, agua potable y electrificación. Y esa fue la motivación y la emoción de los indígenas.

En aquellos tiempos vivían sometidos al viejo cacicazgo, abandonados en su totalidad puesto que padecían de lo más indispensable para sobrevivir. Los caciques encarcelaban a los campesinos, los multaban, los golpeaban y cuando no tenían dinero para pagar les quitaban sus animales, su cosecha o en algunos otros casos, hasta su terreno. Esa fue una de las razones por las que decidieron organizarse en Antorcha. Y en 1986, Antorcha llegó a Jopala.

WhatsApp Image 2018-03-15 at 1.31.18 PM (3)

Y una de sus primeras demandas ganadas de los jopalenses fue la instalación de una tienda Conasupo, demanda que tocó en los bolsillos de los indígenas, ya que existían tiendas que vendían con precios elevados de tal manera que los campesinos les era complicado adquirir algún producto, pues el salario que se obtenía trabajando largas horas como jornaleros era insuficiente.

Posteriormente, se fundó la escuela primaria “Vicente Guerrero”, a la que llegaron a dar clases un grupo de jóvenes profesionistas enviados por la organización antorchista, entre ellos Marco Antonio Lázaro Cano, Salvador García Figueroa, Lilia Manzano, encabezados por el ingeniero Rodolfo de la Cruz Meléndez.
Maestros que enseñaron a hablar, a pensar, a no tenerle miedo al cacique.  Empezaron a lograr cosas importantes para su municipio, les enseñaron a defenderse y a que no se aprovecharan de ellos. Y al darse cuenta de que en Jopala se estaba resolviendo la electrificación, la carretera, la construcción del mercado municipal, la construcción de la primaria y el drenaje, Antorcha se empezó a extender a otros pueblos.

WhatsApp Image 2018-03-15 at 1.31.18 PM (2)

La organización generó mucha simpatía entre la gente. Así, en 1987, el antorchista Ignacio Francisco García se registró como candidato a la presidencia municipal. El primer candidato antorchista conquistó el poder y, los indígenas ahora organizados, toda la rabia del cacicazgo que los explotaba y sometía, porque un campesino de calzón de manta y huaraches les arrebata sus intereses.

Durante su primer periodo lograron abrir brechas, que facilitaron la comunicación con otras comunidades, se lograron electrificaciones, se fundaron y construyeron escuelas.
La gente pobre del campo demostró que sí se pueden resolver sus necesidades si se organizaban y trabajaban en colectivo.

Tanto fue el odio y rencor del viejo cacicazgo, que el 11 de diciembre de 1990 asesinaron cobardemente al alcalde antorchista. Los enemigos del progreso lo esperaron en el camino y lo mataron.

Pero la llama de Antorcha se había extendido y se unieron otras comunidades, como Buenos Aires, San Pedro Tlaolantongo, Patla y Chicontla. Los campesinos aprendieron, obligados por la pobreza, a vivir del maíz y café y otros cultivos temporales.

WhatsApp Image 2018-03-15 at 1.31.18 PM (1)

En esos tiempos la comunidad de Chicontla era gobernado por la familia Andrade Rivera, que durante 25 años sostuvo el poder. El poder político se pasaba entre familiares, Alfonso Andrade, el gran cacique del pueblo, decidía el destino de la comunidad, los campesinos eran explotados, la gente vivía sumisa a la voluntad de los ricos, eran humillados y quienes se resistían eran encarcelados o se les obligaba a trabajar en las tierras de los ricos y, si se reusaban, no podía escapar a la muerte a manos de los pistoleros de los caciques.

La molestia de los caciques era la unión de los pobres, que éstos exigieran sus derechos y resolvieran sus necesidades. El trabajo de Antorcha entre los campesinos era una afrenta.

Don Amancio Carbajal Juárez, antorchista de avanzada edad y sobreviviente de la frutal agresión en Chicontla, recuerda que el 28 de diciembre de 1992, cuando los campesinos realizaban una faena para instalar la tubería de la red de drenaje sanitario, que el pueblo necesitaba, la policía auxiliar enviada por los caciques abrió fuego contra los campesinos sin razón ni motivo. Más de tres horas duró la lluvia de balas. Esta fue la respuesta de los caciques a la organización del pueblo. El saldo fue de una docena de heridos, entre ellos Marco Antonio Lázaro Cano, dirigente antorchista, y un activista, quienes fueron detenidos y golpeados en las instalaciones de la presidencia auxiliar, con la finalidad de meterles miedo.

La cruzada contra los antorchistas no conocía límites. Todo aquel que era identificado como “antorchista” era agredido en la calle, los hijos de los antorchistas eran corridos de la escuela: en la Primaria “Venustiano Carranza” no había espacio para los hijos de los antorchistas.

Tras el brutal ataque, nadie fue detenido. El precio del pueblo por sacudirse el yugo caciquil había sido alto, a costa de sangre, pero lejos de expulsar Antorcha, ésta se fortaleció en Chicontla y otras comunidades.

Una de las primeras demandas resueltas fue la fundación de la Primaria “Miguel Hidalgo y Costilla” y después de algunos años de una intensa lucha nació el Centro Escolar “Clara Córdova Morán”, donde bridaría educación a los hijos de los pobres de Chicontla.

Antorcha Campesina llevó el progreso a las otras comunidades del municipio, se aperturaron más de cinco kilómetros de camino para comunicar a El Encinal y Cuamaxalco con el resto del municipio; se pavimentaron calles en Chicontla, Patla, San Pedro y la cabecera municipal; se fundaron dos bachilleratos, uno en  Buenos Aires y otro en El Encinal, se gestionaron electrificaciones en Chicontla, Buenos Aires, Jopala, San Martín, se han conseguido apoyos a la vivienda para todas las comunidades de Jopala.

WhatsApp Image 2018-03-15 at 1.31.19 PMPara los antorchistas festejar y dar a conocer los triunfos es también rectificar el compromiso, pues a pesar de estar sometidos al constante fuego de los enemigos y a pesar de que hemos atravesado por condiciones adversas, hemos logrado mejorar las condiciones de vida de los campesinos, colonos, estudiantes, amas de casa, maestros y trabajadores.

Los frutos más recientes son los resultados que hemos logrado bajo la dirección de nuestro dirigente regional, Fernando López Palacios, y los diputados federales antorchistas, Juan Manuel Celis Aguirre, Edith Villa Trujillo y Hersilia Córdova Morán: más de 60 millones de pesos que fueron invertidos en obras importantes que benefician a miles de habitantes, dentro de las que destacan la construcción de dos canchas en la comunidad de Buenos Aires y el techado en Buenos Aires, la construcción de aulas para la Primaria “Vicente Guerrero” en la cabecera municipal, apoyo a la vivienda para más de 300 familias y terrenos para vivienda en cuatro comunidades.
El puente vehicular sobre el Río Oro Verde, que comunica a Buenos Aires con el resto de Jopala y la región, la construcción del puente vehicular en Chicontla, beneficia directamente a los habitantes de dos colonias y al Centro Escolar “Clara Córdova Morán”, la pavimentación con concreto hidráulico del camino hacia la cabecera municipal de Jopala, entre otras.

Estos han sido algunos de los resultados obtenidos. El Movimiento Antorchista sigue trayendo progreso para la gente sin distinción de partidos, porque de lo que se trata es de darle resultados a la población, la unificación de los pueblos.
Invitamos a todos los pueblos marginados a que se acerquen con Antorcha, que se sumen a este gran proyecto para mejorar sus condiciones de vida. Antorcha ha logrado llevar desarrollo a los pueblos más recónditos como ejemplo de cuando se tiene el poder en las manos y se usa para darles respuesta a los pueblos.